Publicado: 9 de Octubre de 2015

Los avances tecnológicos de los últimos años han provocado que cada vez exista una mayor demanda entre los usuarios para tener en su vivienda acceso a la mayor parte de los nuevos servicios de telecomunicaciones: televisión satélitefibra óptica, acceso a Internet. . . además de las clásicas como el teléfono o la televisión tradicional.

El desarrollo de todas ellas y su demanda cada vez más masiva, hacía necesario regular de algún modo su instalación en los edificios o comunidades de vecinos. Resultaba más que habitual ver fachadas y patios interiores “decorados” con antenas parabólicas o cables, que sorteaban todo tipo de obstáculos hasta llegar a la vivienda en cuestión

Esta situación obviamente repercutía en el trabajo de los instaladores que se veían obligados a pasar cable sobre cable para poder realizar la instalación del servicio que demandaba el cliente. Además suponía una importante complicación tanto para la instalación en sí como para el mantenimiento posterior. Obviamente, realizar una instalación particular por cada vivienda repercutía en el coste de la instalación. Parecía lógico pensar en una solución a esta situación.

La respuesta estaba en el inicio de todo, en la construcción del inmueble. Resultaba indispensable planificar desde el principio qué servicios de telecomunicaciones podría demandar una comunidad de vecinos (u otro tipo de edificación), antes de proceder a su construcción. Era necesario pensar en ese “hogar digital” en el que conseguir que las instalaciones de los servicios presentes y futuros fueran más ordenadas y de uso compartido.

Así la solución ideal pasaba por dotar a los edificios y conjuntos inmobiliarios de una Infraestructura Común de Telecomunicaciones (ICT) para el acceso a los servicios de telecomunicación bajo unas especificaciones mínimas.

Viendo la evolución que se estaba produciendo en el mercado, y atendiendo a la entrada en vigor del Real Decreto Ley 1/98 del 27 27 de febrero, sobre infraestructuras comunes en los edificios para el acceso a los servicios de telecomunicación, en GAME creamos un departamento especializado, una ingeniería propia, encargada de la realización de proyectos y certificaciones de ICT para todo tipo de obra de nueva construcción (viviendas privadas o de VPO, pabellones, edificio de oficinas, hoteles, centro comerciales, etc.).

Posteriormente con la entrada en vigor del Real Decreto 346/2011 también nos especializamos para ofrecer al proyectista la posibilidad de la realización de un proyecto de hogar digital desde el origen. Esta posibilidad que nos brinda el cambio en la normativa es un paso más para poder disfrutar de las nuevas tecnologías aplicadas al hogar, ofreciendo seguridad, confort y ahorro energético.

Sin duda un salto cualitativo hacia unas instalaciones de mayor calidad y que enviarán al olvido esas fachadas repletas de cables y antenas de televisión, dando lugar a espacios de convivencia más agradables y seguros.

Consúltenos para realizar sus instalaciones de ICT